Herramientas Personales
Usted está aquí: Inicio Especiales Reportajes La mina de Carlos Slim amenaza con destruir pueblos y ecosistemas de la Sierra Norte de Puebla

La mina de Carlos Slim amenaza con destruir pueblos y ecosistemas de la Sierra Norte de Puebla

por Guadalupe Gálvez/NG Puebla Última modificación Aug 20, 2012 05:56 PM
— archivado en:

Entre arboles de encinos, papalotes, helechos y otras especies de plantas propias de un bosque húmedo; de las madrigueras de tejones, zorras, ardillas, gato montés y tlacueches, y a dos kilómetros del Barrio de La Cañada donde viven 3 mil personas, está la boca de la mina del Cerro Espejeras donde Minera Frisco, propiedad de Carlos Slim, pretende extraer cuatro kilos de oro de 8 mil toneladas de cerro dinamitado.

La mina de Carlos Slim amenaza con destruir pueblos y ecosistemas de la Sierra Norte de Puebla

El magnate mexicano Carlos Slim, dueño de la Minera Frisco, pretende explotar con el método de tajo a cielo abierto el Cerro Espejeras, ubicado a 2 km del pueblo de Tetela. Foto vía ibtimes.com

TETELA DEL VOLCÁN, Sierra Norte de Puebla.- La defensa de este ecosistema, del territorio de familias pobres que viven de lo que siembran en su patio trasero, así como de leña recolectada en el bosque, pero sobre todo el agua potable, es la guerra que están dispuestos a pelear los tetelenses, un pueblo de la Sierra Norte de Puebla.

El desplazamiento humano es el mayor temor por un eventual desabasto de agua y contaminación de la Cuenca del Zempoala. La gente primero migrará por las explosiones en el cerro para poder extraer el oro que se agotó hace más de 300 años atrás, afirma el edil de la localidad, Marco Antonio Uribe Peña.

Desde el centro de la cabecera municipal de Tetela de Ocampo a la boca de mina son 15 minutos a pie.

Germán Romero, de 70 años de edad, migró hace más de medio siglo de Hidalgo para asentarse en las tierra de su padre y ahora es presidente de "Tetela Hacia el Futuro", una asociación civil que se formó para evitar el funcionamiento de la mina.

Cuenta que su origen es humilde y que al llegar a Tetela empezó a vivir del bosque, cortando leña. Actualmente administra un complejo de cabañas que renta al turismo, pero también reforesta el cerro Espejeras donde con otros habitantes tiene planeado detonar el eco turismo.

Antes de subir al cerro, explica que le preocupa el futuro de Tetela; resalta que él tiene 70 años y que esta más cerca de la muerte, al considerar necesario y urgente la suma de todos a lo que el llama la devastación de la Sierra Norte.

El hombre señala que la contaminación por cianuro y otros metales pesados afectará los mantos que surten de agua a Tetela, pero además, con lluvias intensas como las que ocurren en época de huracanes (entre julio a octubre de cada año) los escurrimientos con la polusion se esparcirá en tres días por toda la Sierra Norte.

En el camino rumbo a la boca de la mina se observa una tupida vegetación; el agua del río Papaloateno es totalmente transparente; a menos de 2 kilómetros de donde trabajaría Frisco está el manantial. El agua se puede beber sin problema.

Don Pancho “N”, es leñador; tiene su terreno, y su casa, dentro del río. Ahí con sus hijos ofrece espacios para que en el verano los turistas o los lugareños naden, hay columpios, mesas y sillas para hacer día de campo.

El tetelense de unos 50 años de edad, con la piel quemada por el sol, y las manos color chapopote marcadas por la madera que subió a recoger en el cerro se resiste a opinar contra la minera: Agacha la mirada y mueve la cabeza de lado a lado para negar cualquier respuesta.

Germán Romero advierte que el hombre tiene miedo, que hasta hace una semana atrás estaba en contra de las actividades de la minera porque se acabará su forma de vida: el manantial.

El trayecto sigue. Se platica con José Trinidad Pérez, campesino empleado en una finca, ubicada a unos 300 metros de la boca de mina. Ahí se manifiesta en contra de atentar contra el bosque.

Luego Juan Velazquez, historiador nacido en el Distrito Federal pero cuyos padres son oriundos de Tetela, acepta que antes de conocer el proyecto de la minera y de las jornadas de información estaba a favor de la explotación de la mina porque generaría empleos que no hay en la zona. Su postura cambió al conocer los efectos negativos para el medio ambiente, pero sobre todo a la salud de los habitantes de Tetela.

Advierte que él esta sumado a defender el patrimonio y que solo esta en espera de conocer el dictamen de las autoridades federales para establecer las nuevas estrategias de defensa.

Desplazados

“Los tetelenses no estamos contra la minera ni la minería”, explica el presidente municipal al señalar que el desplazamiento humano, el desarraigo, por la eventual explotación de la mina y a largo plazo de la falta de agua es lo que más preocupa, señala Marco Antonio Uribe Peña.

Dice que la población y él, están en contra de acabar o reducir el abasto de agua que provee de manera directa y natural a 15 mil habitantes y 2 sistemas de riego para huertas de manzana, durazno y café, así como cultivos de maíz para auto consumo.

Mientras se entrevista al presidente municipal, la Feria del Durazno comienza. Un stand ubicado de frente a la entrada del palacio de gobierno está dedicado a hablar de los daños que causará la mina. La gente escucha la narración de una joven. Minutos después hombres y mujeres dejan nombre y firma.

Por el momento Frisco ya concluyó la etapa de exploración; no obstante los habitantes de Tetela se mantiene con el puño arriba, en pie de lucha.

Hay ranchos ocupados para el descanso de fuereños que contrastan con casas de madera y cartón, con una sola habitación, cocinas de leña y pisos de tierra.

En la población de la cañada se explotaba el oro desde antes de la Conquista de México y durante la época colonial, por lo que se le conocía como Tetela del Oro

La venta de tierras

En la zona la venta de terrenos se detuvo; hasta ahora hay registros de que se adquirieron por Frisco cerca de 80 hectáreas de las 10 mil que tienen concesionadas.

El predio de “El Alto”, que perteneció a la familia Becies fue el primero en cederse. Roberto Bernal, declinó a continuar con los tratos ante la devastación que se avecina y la información que se ha divulgado.

Los tetelenses advierten que no cuentan con información suficiente y que tampoco la tiene el gobierno del estado.

Entre Espejeras, donde se explotaría a cielo abierto, yacimientos del oro y plata para extraer unos cuantos gramos, hay 8 escuelas, 2 hospitales y 2 clínicas. Nace el río Papaloatepec, afluente principal del Zempoala.

Los habitantes afectados se ubican a 15 kilómetros a la redonda destacando la cadena de barrios Tetelenses de: La Soledad, La Cañada, La Tilapa, Rancho Viejo, Zitlatlauca, Zoyatitla, San Nicolas y Juárez, así como las comunidad de Taxcatlan.

Así  como los municipios circunvecinos comunicados a través del Zempoala: Cuautempan, Totomochtla, Zongozotla, Zapotitlán, Huitzilan y Necaxa.

Vía ngpuebla.com

Contenido Relacionado
Acciones de Documento

Apoyo al pueblo de Tetela

Avatar Enviado por César Angulo en Oct 20, 2012 12:13 AM
Estoy seguro de que la misma historia se repite en muchos lugares a lo largo y ancho de México, y es francamente lamentable porque el ser humano, en aras de la modernización urbana pasa por encima de la naturaleza como si esta fuera de su propiedad. La relación costo-beneficio es completamente desbalanceada en estos casos. Se destruirán hábitats naturales, se desplazaran a miles de personas y especies silvestres de sus ecosistemas, se contaminará el suelo, sin dejar de lado la contaminación acústica por las explosiones ¿y para que? para sacar 4 kilogramitos de oro. No, es completamente inaceptable, pero desgraciadamente a los magnates no se les ha enseñado a pensar en maneras conciliadoras de alcanzar sus objetivos, y por ello deben pagar justos por pecadores.

Todos deberíamos levantar la voz en protesta contra esta clase de abusos masivos. Mi apoyo está con los pobladores que defienden lo que es suyo, nada más, no pretenden obstaculizar nada, sólo defender su patrimonio.

apoyo a la naturaleza

Avatar Enviado por César Angulo en Oct 20, 2012 12:13 AM
espero no decaigan en su lucha y aún existan valientes para defender lo que es nuestro, solo unidos se logrará. he dicho en mis comentarios, vienvenidas las inversiones , pero sin engaños ni ventajas ocultas al pueblo, imaginen la herencia que les dejaran a sus hijos y nietos, por mi trabajo vivo en la sierra gorda queretana, pero tengo herencia de mi padre y les cuento que hay extranjeros ó mexicanos prestanombres que han querido comprar las pocas hectares que tengo en la sierra norte de puebla a precios muy bajos, varios vendieron pero nosotros no queremos. ademas les agrego que no se dejen como en mi municipio de yaonahuac, que les engañaron que la hidroelectrica de atexcaco seria de c.f.e. y mentira es de la minera autlan, por lo tanto se lleveron las hermosas caidas de agua que la naturaleza nos regalo. animo y organizemonos todos los serranos

 
:: : :: ;-) ... COMPARTIR ESTA PAGINA:

http://www.bionero.org/creative_commons.jpg

:: :: bionero.org puede reproducirse por otros bajo la Licencia Creative Commons de Reconocimiento, Uso No Comercial y de Compartir Bajo la Misma Licencia
:: Permisos que vayan mas alla de lo cubierto por esta Licencia pueden solicitarse en este link