Herramientas Personales
Usted está aquí: Inicio Ecología Extinción de las especies: la humanidad al borde del precipicio

seguir a bionero

   

 

* * *



 

Extinción de las especies: la humanidad al borde del precipicio

por UNAM Última modificación Jun 11, 2009 05:12 AM
— archivado en: ,

MÉXICO.- El calentamiento global y la extinción de las especies nos demuestran el error de la cosmovisión homocéntrica, en la cual los humanos nos creemos los seres más importantes y hemos abusado del planeta, como si fuésemos capaces de reparar todo el daño que hemos causado.

Extinción de las especies: la humanidad al borde del precipicio

Cada vez es más común que nuestra fauna endémica esté bajo amenaza o extinta.

“Es necesario que todos contribuyamos con nuestro granito de arena para conservar las especies nativas de México”.

En realidad es todo lo contrario, sostuvo Mireya Imaz Gispert, quien es coordinadora del Programa Universitario del Medio Ambiente (PUMA) de la UNAM. “En nuestro paso por la Tierra no nos hemos detenido a mirar a las demás especies ni hemos respetando sus espacios”.

Como civilización, modificamos ecosistemas para construir zonas agrícolas y urbanas, es decir, cubrimos las necesidades poblacionales de manera irracional, y no nos hemos planteado seriamente incógnitas que día con día se vuelven más urgentes, como, “¿por qué y cómo llegamos a este punto de deterioro global?” y “¿hasta dónde resistirá el planeta?".
“Al considerar cuál es el estado real del medio ambiente nacional, parece que hay muy poco que celebrar este 5 de junio. Nuestro país y el mundo en general, padecen una crisis ambiental global de grandes proporciones”, aseveró Imaz Gispert. Porque quien se limita a festejar y sembrar árboles en esa fecha, no se percata de que se requieren acciones de mucha mayor trascendencia.
La especialista señaló que la humanidad está a un paso de adentrarse en umbrales que, al ser traspasados, no le permitirán recuperar el equilibrio perdido, sobre todo porque ignora la magnitud de las repercusiones. Ejemplo de esto es la pérdida de la biodiversidad, que evidencia que el hombre ha alterado su entorno a tal grado que ya rebasó cualquier punto de retorno.
“Lo que aún no sabemos es qué pasará cuando empiecen a registrarse extinciones generalizadas ni el modo en que se comportarán los ecosistemas, cómo cambiará el ambiente ni si otras especies ocuparán los nichos que dejaron aquellas variedades que desaparecieron”.
En la lucha contra estos problemas ambientales, la educación es esencial, y mientras mejor formación se tenga será más fácil proponer soluciones y enmendar el complicado panorama creado por el hombre, argumentó. “Debemos rescatar la sabiduría ancestral de nuestros antepasados, quienes sabían que había formas más amigables de relacionarse con el medio ambiente”.
La coordinadora del PUMA resaltó que entre las problemáticas ambientales más grave que enfrenta México está la pérdida de los suelos a nivel nacional, un proceso difícil de revertir, pero aún se puede hacer algo al respecto. "Este tipo de rescates resultan costosos y como nación deberíamos invertir en este aspecto, planificar nuestra forma de expandirnos y evitar los crecimiento urbano sin planeación.

Conservación de especies

Por su parte, la especialista del Instituto de Biología (IB), Yolanda Hortelano Moncada, indicó que para promover la conservación se debe conocer lo que se posee y en qué cantidades, principalmente cuando se trata de especies animales, por ello el IB alberga las colecciones más grandes de animales y plantas de México (“son una suerte de bibliotecas de la vida”, dijo). En estos muestrarios se conservan especies disecadas y vivas, estas últimas en el Jardín Botánico.
Estos compendios sirven para realizar investigaciones y cruzar datos entre instituciones, porque lo que se busca es difundir la gran variedad de especies que se posee (o poseía) México a nivel mundial.
Cada vez es más común que nuestra fauna endémica esté bajo amenaza o extinta. Hoy en día, tenemos 66 variedades en riesgo y muchas más en la categoría de “especies extirpadas”, es decir, próximas a su desaparición, como el búfalo, la nutria marina y de río, el tapir, el borrego cimarrón, la foca monje del caribe y el manatí, por mencionar algunas.
Por todo esto, para que la conservación funcione hay tres elementos que deben ser atendidos: se deben tener zonas protegidas, resguardar las especies en riesgo y aprovechar todo recurso natural de manera sustentable, dijo la investigadora Hortelano Moncada.

Fuente: DGCS-UNAM

 

Acciones de Documento


 

*  *  *

Denuncia Popular en Materia Ambiental

 
:: : :: ;-) ... COMPARTIR ESTA PAGINA:

http://www.bionero.org/creative_commons.jpg

:: :: bionero.org puede reproducirse por otros bajo la Licencia Creative Commons de Reconocimiento, Uso No Comercial y de Compartir Bajo la Misma Licencia
:: Permisos que vayan mas alla de lo cubierto por esta Licencia pueden solicitarse en este link